10 Verdades duras sobre Emprender


Terminalo / No lo hagas perfecto

1. Sólo necesitás hacerlo

Cuando sos un creativo, a menos que tengas la suerte de tener un contrato editorial o que te paguen por publicar periódicamente, no se tiene demasiada  responsabilidad. Es una libertad muy privilegiada, pero es una libertad que tiene un precio.

Esto significa que la mayor parte del tiempo, el mundo seguirá girando si desapareces del planeta y nunca terminas un trabajo. También significa que vos sos el único que puede hacer que termines lo que empezaste.


Porque si no te esfuerzas, todos los días, a levantarte y mirarte en el espejo e ignorar el sentimiento de agotamiento que viene asociado a balancear tu creatividad con la vida cotidiana, podrías llegar a vivir toda una vida creativa sin terminar nada.

2. Algunas personas se hacen ricas emprendiendo. Pero ese no es el punto.


Existen innumerables ejemplos de fundadores de empresas, estrellas del rock y autores de libros juveniles que hicieron toneladas de dinero y no tendrán que trabajar ni un día más en su vida. Ojalá yo fuera uno de ellos, créeme.

Si querés ganar más dinero que Scrooge McDuck ( NdelT:  Rico Mac Pato , el personaje de Disney ), eso está bien. No hay nada malo en eso.

Por supuesto, planifica para ganar dinero. Trabaja para ganar ese dinero.  Obtén el retorno financiero de cualquier éxito que tengas.

Pero si querés construir o crear algo honesto e integro, ya sea un negocio desde cero o un álbum de música japonesa acústica, tenes que ser capaz de dejar de lado ese enfoque.

3. No te van a comprender, pero no importa

Todos queremos que la gente nos entienda, entienda nuestro trabajo y entienda lo que nos impulsa. De alguna forma, el acto de construir algo es un intento de comunicarse en nuestro propio idioma. Ya sea una app, una línea de código o un libro.

Pero nadie habla el mismo idioma que tú. Y la gente no entenderá completamente, leerá entre líneas y añadirá su propia opinión e interpretaciones a todo lo que hagas.

Va a ser frustrante, y te vas a desesperar

Incluso podes llegar a sentirse perseguido cuando la gente te pierda el hilo de lo que hiciste y te quiera colgar con ese mismo hilo . ¿Importa realmente ? De ninguna manera. Todo lo que importa es que escuches lo que te impulsa y crees lo que necesita ser creado.

4. Tener un trabajo es una experiencia de aprendizaje, no un obstáculo

Las empresas pueden tomarse un tiempo para empezar a funcionar, las aplicaciones no siempre son un éxito instantáneo, y tengo noticias para los escritores: incluso Kim Kardashian no puede vender más de 30.000 copias de un libro. La mayoría de nosotros no será capaz de ganarse la vida con lo que hacemos de manera inmediata. Allí es donde empieza a jugar el tener un trabajo.

Cuando todo lo que querés hacer es trabajar en tu propio proyecto y crear algo importante, es frustrante tener que dejarlo de lado todos los días y centrarse en el trabajo cotidiano. El trabajo que pagará las facturas. El trabajo de oficina con el traje incluido o el turno de 9 horas vistiendo un uniforme que odias.

Pero desafío a cualquiera a mostrarme un trabajo del cual no se pueda aprender algo. Di vuelta hamburguesas en McDonald's por 5 años cuando todo lo que quería hacer era pintar patinetas, diseñar sitios web e ir de gira con alguna banda horrible. Eso me enseñó cómo interactuar con la gente, cómo manejar mi tiempo, cómo servir a los clientes, y cómo sorprender y deleitar a la gente cuando no lo esperan.

5. El trabajo que amas podría no ser reconocido

Lo mejor que he escrito, en mi más honesta opinión, es un cuento de 5 páginas sobre mis experiencias de tocar punk rock y las salidas con mis mejores amigos antes de que la vida nos separara. Me encanta, y estoy orgulloso del trabajo. De vez en cuando, cuando lo leo, honestamente siento que no he logrado la misma emoción en cualquier cosa que haya creado desde entonces.

Por desgracia, a todo el que se lo he mostrado no puede soportar  ese escrito. Simplemente no pueden.

Parte de ser capaz de crear algo (y se puede crear cualquier cosa) es ser capaz de aceptar que lo que a uno le importa podría ser odiado por todos los demás.

Cuando John Romero hizo el videojuego Daikatana, estaba creando el juego con el que soñaba jugar. Casi todo el mundo lo detestaba. No sé cómo se siente al respecto ahora o si todavía está tan orgulloso de él como cuando lo hizo por primera vez, pero sí sé que fue muy criticado.

6. Tu peor trabajo podría ser tu legado

La contracara del punto anterior: El trabajo que siempre sentiste que te decepcionó, los diseños, los conceptos y las empresas que nunca estuvieron a la altura de tus sueños podrían ser lo que la gente recuerde de ti. ¿Querés saber por qué?

No podés  controlar la percepción que la gente  tiene sobre su trabajo.

7. Los artistas muertos de hambre son sólo empresarios y creadores sin sentido comercial

Con Internet donde está, no hay ninguna razón por la que no puedas convertir lo que haces en al menos un pequeño flujo de ingresos. ¿Cómo? Tenés que tratarlo como un negocio. Esto es algo en lo que quiero explayarme en un artículo futuro, pero básicamente me refiero a que...

Cualquier cosa puede ser un emprendimiento comercial

Podés tomar cualquier trabajo creativo que estés desarrollando y convertirlo en un negocio si te esforzás lo suficiente. Pero tenes que tratarlo como un negocio. Tener un producto, tener un plan de marketing y entender cómo incrementar los ingresos. Leé “ The $ 100 Startup”. Leé casi cualquier libro sobre como empezar un negocio. No sea un artista hambriento, se un hombre de negocios con talento para la pintura.

8. Cuando quieras abandonar, nadie tratará de convencerte de lo contrario

... De hecho, probablemente se alegrarán. La mayoría de la gente habla sobre Richard Branson, Paul McCartney y J.K. Rowling como si fueran dioses. La mayoría de la gente habla de empresarios y gente creativa en tonos respetuoso y los admira por innovar y tener coraje.

Pero si decís que queres iniciar una empresa o escribir un libro, ellos el tono será diferente.

No sé realmente porque sucede. Ojalá lo supiera. Como regla general, si todos viviéramos nuestras vidas de la manera en que la mayoría de la gente nos dice que lo hiciéramos, seríamos todos ingenieros, abogados y médicos y nunca se publicaría otra novela.

Así que cuando empieces a dudar de tu camino (y seguramente lo harás) hay una buena probabilidad de que tus amigos no te digan que debés seguir adelante.

La única persona que te dirá que no abandones eres tu mismo. Porque la única persona que lo cree sos vos.

9. El talento no significará nada si no terminas nada.

Subtítulo: Siempre. Termina. Lo que hagas.

Esto es algo que me resulta difícil de aceptar. No importa cuán bueno sea lo que yo haga, sólo importa que lo termine.

Mi mantra es: Simplemente ponlo en el aire.

Nunca vas a poder crear tu mejor trabajo si no publicas ningún trabajo. Nunca convertirás tu emprendimiento en algo como Google si al menos no definís una “landing page” ( NdeT:  Página Web a la que se llega después de clickear en un correo electrónico ) con un formulario de registro  y un mínimo concepto de lo que es un MVP ( NdeT:  “Minimum Viable Product” o mínimo producto viable )

Nada tiene que ser perfecto.

Lee esta línea una y otra vez hasta que te lo creas.

Ahora léelo de nuevo hasta que puedas pensar en una mejor manera de expresarlo.

¿Viste? No era perfecto.

Tienes que ser capaz de dejar a un lado tus miedos y tu nervios y comprometerte a publicar tu trabajo, publicar tu música y lanzar tu concepto. Tenes que hacerlo, porque si no lo haces, nunca lograrás lo que queres lograr. Y tus sueños morirán. Y probablemente te conviertas en un tonto.

10. Sos tan bueno como tu último intento. Hacé que cada uno de ellos tenga sentido

Terminar y publicar cosas imperfectas no es una excusa para no esforzarse.

No hay excusa para no esforzarse.

No hay ninguna razón aceptable para legar que no esté lo suficientemente trabajado

 

 

Enlaces Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *