Jon Westenberg

Jon Westenberg

Necesitás plantar ahora las semillas para el éxito

¿Querés lanzar un blog exitoso, con un tráfico soñado, lleno de artículos que realmente hagan la diferencia?

 

Plantá la semilla ahora.

 

¿Querés tener tu propio negocio, con mejores ingresos que los de tu trabajo habitual de 9 a 18 , estableciendo tu propio horario y entrenando a tu propia gente?

 

Plantá la semilla ahora.

 

¿Deseás alcanzar tu máximo nivel físico o mental? ¿Comenzar una familia? ¿Poseer una casa? ¿Escribir un libro? ¿Pintar un mural? ¿Lanzar un álbum? ¿Invertir en empresas? ¿Codificar tu propia aplicación?

 

Tenés que plantar la semilla ahora.

 

Plantar la semilla significa dar esos pequeños pasos, hacer esos pequeños ajustes que van a generar un cambio masivo en el futuro. Plantar la semilla significa aprender una nueva habilidad, tomando la iniciativa.

 

Cuando mirás cuan lejos querés llegar, desde donde estás ahora, puede parecer casi desvastadormente imposible. ¿Cómo obtener $ 1.000.000 cuando todavía ni siquiera llegaste a $ 1000? ¿Cómo calmar tu mente cuando ni siquiera pudiste tomar 5 minutos de tu día para vos mismo?

 

Si realmente empezás, das estos pasos y plantás estas semillas ahora, vas a obtener la recompensa en 3, 6, 12 meses. Pero si no tenés en cuenta las semillas y tratas de alcanzar el objetivo final en su totalidad , nunca vas a pasar del día uno.

 

Entonces, ¿cómo plantar la semilla?

 

Tenés que identificar una tarea pequeña y alcanzable que puedas hacer. Hoy mismo. Hacé un poco de Brainstorming. Imaginá opciones. Y hacelo. Escribí 500 palabras, tomá un curso sobre lo que te apasiona , observá tu respiración por 30 segundos, algo…

 

Y luego convertir esa primera tarea en un hábito permanente. Ejecutala todos los días. Incluso cuando no tengas ganas. También cuando ni siquiera puedas ver que parte juega realmente en el todo. Solo hacela.

 

Plantar la semilla no significa necesariamente construir un plan paso a paso. Se puede hacer, y va a ser de ayuda, pero esto no crea esa chispa inicial que ayuda a impulsar las cosas. Una semilla es algo pequeño, algo tan pequeño que no te va perjudicar iniciar. Es casi demasiado pequeño para notar. Sin embargo…

 

Estoy plantando las semillas en este momento, para lo que yo quiero hacer. Estoy ejecutando esos pequeños pasos. Voy a ver todo crecer y ver como se acerca a mi objetivo.

 

¿Y vos?

 

 

Enlaces Relacionados

La mejor parte de mi día es tomar te y leer

… así es como hago las malditas cosas.

 

Tengo un truco que uso todos los días para mantenerme productivo y no volverme loco. Es casi un ritual, y me ayudó a convertir mi Blog en lo que es hoy , con cientos de miles de lectores mensuales, crear una agencia galardonada y obtener varios logros interesantes.

 

Todos los días, me siento y programo mi hora del té. Bloqueo una hora entera en mi calendario, sin importar cuántos deadlines o temas críticos estén pendientes.

 

En esa hora, me preparo una tetera. Actualmente, estoy tomando té Chai ( NdeT: Te negro con especias de la India ). Me siento en mi sofá con un libro, un resaltador, una lapicera y mi taza de té, para leer, tomar notas, beber mi té, inhalar los aromas y concentrarme solamente en 3 cosas:

 

  • Disfrutar y aprender de mi libro
  • Relajarme bebiendo mi té
  • Evitar todo contacto con la tecnología

 

Esta es mi parte favorita de mi día, todos los días. Ataco mi libro con el resaltador, y me sumerjo en él solamente para …

 

Ser.

 

No hay notificaciones urgentes, nada por lo que tenga que preocuparme o estresarme (porque simplemente no dejo que suceda durante esa hora) y mucho para leer y pensar.

 

Hacer esto me permite:

 

  • Ser más productivo . Me inspiro con lo que estoy leyendo y estoy listo para implementar ideas y aplicar nuevos pensamientos.
  • Estar más relajado y ser capaz de manejar tanto el estrés como la negatividad
  • Ser mas consciente de por qué estoy haciendo el trabajo que hago (creo que es el hecho de que me siento más conectado con lo que realmente amo de la vida perdido en la profundidades de un buen libro y la calidez de una buena taza de té)
  • Estar menos enfocado en la tecnología y en la gratificación instantánea

 

Cuando empece a hacer esto, fue porque estaba jodidamente deprimido.

 

Si sos uno de los que ha leído este blog desde hace algún tiempo, seguramente sabrás que la depresión es algo de lo que nunca he podido escapar. Incluso cuando tengo periodos notablemente positivos y activos, siempre soy muy consciente de que otra mala época podría estar a la vuelta de la esquina.

 

Cuando empecé a reservar tiempo para el té y la lectura, había pasado por un período en el que no había leído un solo libro en más de 6 meses. Estaba viendo porno. Viendo la televisión. Tomando lo que me sobraba de cerveza en mis desayunos. Ese no era un buen cuadro, y no fue una gran experiencia, y yo estaba ok con lo que estaba viviendo, pero sabía que tenía que terminarlo de alguna forma.

 

Así que, inicialmente, comencé solo apagando mi teléfono, mi televisor y mi laptop tratando de sentarme y hacer algo que me hiciera olvidar toda esa basura. Agarré un libro. Y leí. Tenía frío. Así que me hice una taza de té. Y comencé a sentirme mejor.

 

No fue el resultado de tratar de convertir mi vida en algo positivo y no estaba pensando en el ROI de las hojas de té y las páginas del libro. Vino de forma natural, y marcó una gran diferencia. Para mí, esa es la belleza de un hábito diario saludable.

 

Desde que empece a hacerlo, he estado más enfocado, mi mente se ha ampliando constantemente, principalmente por el hecho de estar exponiéndola a nuevas ideas provenientes de nuevos libros en un entorno nuevo (y más positivo). He estado más relajado y listo para trabajar que nunca, sin sentirme influenciado por algún sentimiento extra.

 

Si queres darle una chance, es un hábito diario bastante fácil de seguir …

 

  • Tenés que convertirlo en una prioridad. Una verdadera prioridad. Colocándola por encima de todo lo que tengas que hacer en tu día.
  • Tenes que comprometerte con los 3 límites expuestos. Leer. Beber. Nada de tecnología.
  • Esto, para mí, solo funciona con el té. El café me estimula y el vino me emborracha.

 

Aquí esta un escrito que amo. Es de George Orwell ( el autor de “1984”) sobre cómo hacer té : George Orwell’s 11 golden rules for making tea

 

No sabés nada sobre el te ? Este es un buen comienzo: A Guide to Types of Tea – The Epicentre

 

 

Enlaces Relacionados

10 Verdades duras sobre Emprender


Terminalo / No lo hagas perfecto

1. Sólo necesitás hacerlo

Cuando sos un creativo, a menos que tengas la suerte de tener un contrato editorial o que te paguen por publicar periódicamente, no se tiene demasiada  responsabilidad. Es una libertad muy privilegiada, pero es una libertad que tiene un precio.

Esto significa que la mayor parte del tiempo, el mundo seguirá girando si desapareces del planeta y nunca terminas un trabajo. También significa que vos sos el único que puede hacer que termines lo que empezaste.


Porque si no te esfuerzas, todos los días, a levantarte y mirarte en el espejo e ignorar el sentimiento de agotamiento que viene asociado a balancear tu creatividad con la vida cotidiana, podrías llegar a vivir toda una vida creativa sin terminar nada.

2. Algunas personas se hacen ricas emprendiendo. Pero ese no es el punto.


Existen innumerables ejemplos de fundadores de empresas, estrellas del rock y autores de libros juveniles que hicieron toneladas de dinero y no tendrán que trabajar ni un día más en su vida. Ojalá yo fuera uno de ellos, créeme.

Si querés ganar más dinero que Scrooge McDuck ( NdelT:  Rico Mac Pato , el personaje de Disney ), eso está bien. No hay nada malo en eso.

Por supuesto, planifica para ganar dinero. Trabaja para ganar ese dinero.  Obtén el retorno financiero de cualquier éxito que tengas.

Pero si querés construir o crear algo honesto e integro, ya sea un negocio desde cero o un álbum de música japonesa acústica, tenes que ser capaz de dejar de lado ese enfoque.

3. No te van a comprender, pero no importa

Todos queremos que la gente nos entienda, entienda nuestro trabajo y entienda lo que nos impulsa. De alguna forma, el acto de construir algo es un intento de comunicarse en nuestro propio idioma. Ya sea una app, una línea de código o un libro.

Pero nadie habla el mismo idioma que tú. Y la gente no entenderá completamente, leerá entre líneas y añadirá su propia opinión e interpretaciones a todo lo que hagas.

Va a ser frustrante, y te vas a desesperar

Incluso podes llegar a sentirse perseguido cuando la gente te pierda el hilo de lo que hiciste y te quiera colgar con ese mismo hilo . ¿Importa realmente ? De ninguna manera. Todo lo que importa es que escuches lo que te impulsa y crees lo que necesita ser creado.

4. Tener un trabajo es una experiencia de aprendizaje, no un obstáculo

Las empresas pueden tomarse un tiempo para empezar a funcionar, las aplicaciones no siempre son un éxito instantáneo, y tengo noticias para los escritores: incluso Kim Kardashian no puede vender más de 30.000 copias de un libro. La mayoría de nosotros no será capaz de ganarse la vida con lo que hacemos de manera inmediata. Allí es donde empieza a jugar el tener un trabajo.

Cuando todo lo que querés hacer es trabajar en tu propio proyecto y crear algo importante, es frustrante tener que dejarlo de lado todos los días y centrarse en el trabajo cotidiano. El trabajo que pagará las facturas. El trabajo de oficina con el traje incluido o el turno de 9 horas vistiendo un uniforme que odias.

Pero desafío a cualquiera a mostrarme un trabajo del cual no se pueda aprender algo. Di vuelta hamburguesas en McDonald's por 5 años cuando todo lo que quería hacer era pintar patinetas, diseñar sitios web e ir de gira con alguna banda horrible. Eso me enseñó cómo interactuar con la gente, cómo manejar mi tiempo, cómo servir a los clientes, y cómo sorprender y deleitar a la gente cuando no lo esperan.

5. El trabajo que amas podría no ser reconocido

Lo mejor que he escrito, en mi más honesta opinión, es un cuento de 5 páginas sobre mis experiencias de tocar punk rock y las salidas con mis mejores amigos antes de que la vida nos separara. Me encanta, y estoy orgulloso del trabajo. De vez en cuando, cuando lo leo, honestamente siento que no he logrado la misma emoción en cualquier cosa que haya creado desde entonces.

Por desgracia, a todo el que se lo he mostrado no puede soportar  ese escrito. Simplemente no pueden.

Parte de ser capaz de crear algo (y se puede crear cualquier cosa) es ser capaz de aceptar que lo que a uno le importa podría ser odiado por todos los demás.

Cuando John Romero hizo el videojuego Daikatana, estaba creando el juego con el que soñaba jugar. Casi todo el mundo lo detestaba. No sé cómo se siente al respecto ahora o si todavía está tan orgulloso de él como cuando lo hizo por primera vez, pero sí sé que fue muy criticado.

6. Tu peor trabajo podría ser tu legado

La contracara del punto anterior: El trabajo que siempre sentiste que te decepcionó, los diseños, los conceptos y las empresas que nunca estuvieron a la altura de tus sueños podrían ser lo que la gente recuerde de ti. ¿Querés saber por qué?

No podés  controlar la percepción que la gente  tiene sobre su trabajo.

7. Los artistas muertos de hambre son sólo empresarios y creadores sin sentido comercial

Con Internet donde está, no hay ninguna razón por la que no puedas convertir lo que haces en al menos un pequeño flujo de ingresos. ¿Cómo? Tenés que tratarlo como un negocio. Esto es algo en lo que quiero explayarme en un artículo futuro, pero básicamente me refiero a que...

Cualquier cosa puede ser un emprendimiento comercial

Podés tomar cualquier trabajo creativo que estés desarrollando y convertirlo en un negocio si te esforzás lo suficiente. Pero tenes que tratarlo como un negocio. Tener un producto, tener un plan de marketing y entender cómo incrementar los ingresos. Leé “ The $ 100 Startup”. Leé casi cualquier libro sobre como empezar un negocio. No sea un artista hambriento, se un hombre de negocios con talento para la pintura.

8. Cuando quieras abandonar, nadie tratará de convencerte de lo contrario

... De hecho, probablemente se alegrarán. La mayoría de la gente habla sobre Richard Branson, Paul McCartney y J.K. Rowling como si fueran dioses. La mayoría de la gente habla de empresarios y gente creativa en tonos respetuoso y los admira por innovar y tener coraje.

Pero si decís que queres iniciar una empresa o escribir un libro, ellos el tono será diferente.

No sé realmente porque sucede. Ojalá lo supiera. Como regla general, si todos viviéramos nuestras vidas de la manera en que la mayoría de la gente nos dice que lo hiciéramos, seríamos todos ingenieros, abogados y médicos y nunca se publicaría otra novela.

Así que cuando empieces a dudar de tu camino (y seguramente lo harás) hay una buena probabilidad de que tus amigos no te digan que debés seguir adelante.

La única persona que te dirá que no abandones eres tu mismo. Porque la única persona que lo cree sos vos.

9. El talento no significará nada si no terminas nada.

Subtítulo: Siempre. Termina. Lo que hagas.

Esto es algo que me resulta difícil de aceptar. No importa cuán bueno sea lo que yo haga, sólo importa que lo termine.

Mi mantra es: Simplemente ponlo en el aire.

Nunca vas a poder crear tu mejor trabajo si no publicas ningún trabajo. Nunca convertirás tu emprendimiento en algo como Google si al menos no definís una “landing page” ( NdeT:  Página Web a la que se llega después de clickear en un correo electrónico ) con un formulario de registro  y un mínimo concepto de lo que es un MVP ( NdeT:  “Minimum Viable Product” o mínimo producto viable )

Nada tiene que ser perfecto.

Lee esta línea una y otra vez hasta que te lo creas.

Ahora léelo de nuevo hasta que puedas pensar en una mejor manera de expresarlo.

¿Viste? No era perfecto.

Tienes que ser capaz de dejar a un lado tus miedos y tu nervios y comprometerte a publicar tu trabajo, publicar tu música y lanzar tu concepto. Tenes que hacerlo, porque si no lo haces, nunca lograrás lo que queres lograr. Y tus sueños morirán. Y probablemente te conviertas en un tonto.

10. Sos tan bueno como tu último intento. Hacé que cada uno de ellos tenga sentido

Terminar y publicar cosas imperfectas no es una excusa para no esforzarse.

No hay excusa para no esforzarse.

No hay ninguna razón aceptable para legar que no esté lo suficientemente trabajado

 

 

Enlaces Relacionados

Marketing es Percepciones

Se supone en general que el producto ganador en cualquier mercado vertical, lo es porque es el mejor. La gente piensa que si un producto falla, es porque no fue lo suficientemente bueno. Bien, francamente, esto es completamente incorrecto.

 

Tanto el éxito como el fracaso de un producto tiene menos que ver con que tan bueno es realmente, y mucho más con la forma en la que es percibida por su público objetivo y grupo demográfico adecuado.

 

Tomen el nuevo iPhone como ejemplo. No importa si Android es mejor que iOS en cualquier cosa. Todo lo que importa es que iOS es percibe como de alta gama y es más popular.

 

La percepción acerca de este sistema operativo proviene de varias fuentes – entre las que están las celebridades que lo usan, el legado de Steve Jobs, otros productos de Apple, la calidad de su construcción y el diseño de las carcasas que alojan este sistema operativo.

 

Este y otros factores ayudan a reforzar la percepción de que iOS es el mejor sistema operativo, sin importar la opinión de alguien que este realmente calificado.

 

Esto no debería ser una noticia impactante, es uno de los principios más básicos del marketing y ha sido ampliamente aceptado desde el nacimiento de los negocios.

 

Esta es una cita de Pamela Miles Homer, de la revista Journal of Business Research:

 

El “significado” de una marca reside en la mente de los consumidores, basado en lo que ellos han aprendido, sentido, visto y oído a lo largo del tiempo (por ejemplo, D. Aaker, 1991; Keller, 1993, 2003). Estos “significados de marca” incluyen beneficios funcionales, utilitarios, económicos y racionales; y las asociaciones con propiedades hedónicas y sensoriales como imagen y personalidad de la marca.

 

Cuando se está tratando de comercializar algo, es lo mismo: No hay que tener el mejor producto, todo lo que se necesita es que la gente lo perciba como el mejor, basado en cómo ellos lo perciben, tu historia haciendo otros productos, el precio actual, sus puntos negativos o las percepciones de tus competidores y así sucesivamente.

 

Por lo tanto, si estuvieras generando una aplicación para tomar notas, el objetivo no es crear una aplicación que sea mejor , como producto , que Evernote o OneNote. Es, construir una percepción de superioridad, ya sea a través de su adopción por parte de “generadores de influencia” ( celebridades ), vendiéndolo más caro (créanlo – esto realmente funciona), descripciones poco habituales o usos alternativos, etc.

 

Pensemos por ejemplo en Elon Musk.

 

Como resultado de la percepción como genio que se tiene de él, el éxito de Tesla y su capacidad de impulsar ideas locas y hacerlas funcionar, cualquier producto o empresa que el cree se va a percibir como una de calidad superior que la de muchos de sus competidores.

 

Eso no necesariamente significa que el producto es o será mejor, pero le dará una gran ventaja, y una mejor oportunidad de ganar, gracias a como es percibido.

 

Lo mismo ocurre a la inversa. Si Steve Jobs hubiese sido el que anuncio el Apple Watch, la reacción sobre este producto hubiese sido enormemente diferente a la que hubo cuando Tim Cook lo anuncio. Esto es porque la percepción sobre el reloj surgió, en parte, del Apple de Tim Cook y del mismo Cook. El Apple de Cook se compara ( a menudo negativamente ) con el Apple de Steve Jobs, estableciendo así las percepciones de la gente.

 

La forma en que tu producto es percibido dependerá no sólo de cómo es comercializado, sino que también como comercializas todos los demás aspectos de tu empresa, tus usuarios, tus casos de éxito e incluso vos mismo.

 

Hay que ir mucho más allá en marketing que tener un solo gran producto y presentárselo a la gente.

Enlaces Relacionados


ARTÍCULO ORIGINAL en idioma inglés ( en formato PDF )
AUTOR: Jon Westenberg

¿Cuál es tu Promesa Fundamental? (Necesitas una para vender masivamente)

Nadie quiere comprarte un carajo…

 

Yo quiero cambiar eso ahora mismo.

 

Por definición nadie quiere comprarte un carajo, de hecho el punto de partida es que ellos no quieren gastar su dinero. Cuando contactas a un cliente por primera vez, ya sea real o potencial, esa es la situación que hay que superar.

 

Ahí es donde se necesita tu “Promesa Fundamental”.

 

Suelo decirle a la gente que , antes de empezar a comercializar o a hacer ventas, deben definir una promesa que demuestre claramente el valor de su producto y que guíe a los potenciales clientes a ese momento de iluminación que los hace querer pagarlo y usarlo.

 

Una promesa fundamental tiene la siguiente forma:  primero X , luego el enunciado Y

 

Antes de nuestro producto, tu vida era X.
Luego de nuestro producto, tu vida será como Y.

 

Ejemplo # 1: No voy a decirte que leas mi blog (1)  para sentir un momento de calidez. Si querés un momento de calidez, podrías hacer pis sobre tu propia pierna. La verdad es que deberías leer mi blog porque antes de venir aquí, no estabas motivado, no estabas enfocado y no eras capaz de encargarte de ti mismo, tu creatividad y tu negocio.

 

Después de haber leído mi blog, serás más productivo, más positivo y más saludable que nunca en lo financiero y en lo emocional.

 

Esa es mi promesa fundamental.

 

Ejemplo # 2: Trabajé con el fundador de una compañía de software cuyo producto refuerza la infraestructura de la nube. Pero cuando analizamos su situación, su promesa fundamental no tenía nada que ver con su producto, sus mensajes o sus marketing. Su promesa fundamental no estaba siendo comunicada. Su promesa fundamental era que los ingenieros iban a poder dormir tranquilos a la noche, porque tenían ese  excelente producto asegurándoles que no tenían que preocuparse por un eventual desastre.

 

¿Por qué crees que las iglesias dicen que Jesús Salva?

 

Esa es su promesa fundamental. Su enorme promesa. No están vendiendo un conjunto de reglas o requisitos morales. Están vendiendo tu salvación.

 

Veamos la promesa fundamental del Apple Watch:   Viví un mejor día.

 

Hostia, eso es perfecto !

 

Resume de forma clara exactamente cómo se transformará tu vida y cómo te sentirás después de comprar un Apple Watch:  Vivirás un mejor día.

 

¿Por qué debo hacer negocios contigo?

 

La promesa fundamental tiene que responder esa pregunta.

 

¿Por qué debo hacer negocios contigo?

 

¿Por qué alguien debería hacer negocios contigo?

 

Si vas a convencer a alguien, necesitas 2 cosas:

 

  • Una promesa fundamental que explique por qué un cliente potencial debe sacar su tarjeta de crédito y usarla.
  • Una premisa que los dejara interesados y emocionados desde el principio.

 

Cuando escuchas cada objeción particular, cada razón por la que no te quieren comprar, deberías tener una promesa fundamental que sea fuerte, clara y lo suficientemente persuasiva como para que constituya una respuesta a esa objeción . Así es como se mide la efectividad de una promesa.

 

¿Cómo será mi vida mensurablemente mejor ?

 

Realmente, cuando te pregunto por qué debo hacer negocios con vos, quiero saber cómo mi vida va a mejorar, ¿Qué va a ser diferente? ¿Cómo lo será? y ¿Cómo lo voy a saber?

 

Esto es realmente mucho más acerca de las emociones que de los datos

 

No tiene sentido saber que las personas que usan tu software de CRM cierran un 5.4% más de operaciones que las personas que usan el de un competidor, porque simplemente no les importa un pito. No tienen tiempo para escuchar cómo llegaste a esa conclusión, o por qué deberían confiar en ella.

 

No tiene sentido que me digas que tu smartphone es técnicamente más rápido que un iPhone.

 

Siempre hay algo en un producto que permita aprovechar una emoción que me haga imaginar un estilo de vida nuevo y/o mejorado.

 

Estaba hablando con un grupo de estudiantes de negocios en una conferencia que di ayer, y les pregunté por qué eligieron el teléfono que usan. Todas las respuestas que dieron se relacionaron con el concepto de “una vida mejor”:

 

  • Era confiable y por eso no se perdían de enterarse de algo importante
  • Era elegante así que los hacía sentir bien respecto a la imagen que proyectaban.
  • Tenía un buen soporte técnico por lo que podían usarlo y sentirse confiados de que cualquier problema se podría arreglar rápida y eficazmente

 

Cada una de estas respuestas apunta a una respuesta emocional.

 

Esa es la clave.

 

Definiendo tu promesa fundamental

 

Para definir tu promesa fundamental, debes preguntarte lo siguiente.

 

¿Qué emoción genera cada característica o elemento de tu producto/servicio para tus clientes?

 

  • Jubilo
  • Orgullo
  • Seguridad
  • Confianza
  • Alegría
  • Expectación

 

Hay todavía decenas adicionales, así que se puede ser creativo.

 

En un mundo ideal, cuando los clientes usan tu producto o servicio, ¿Cuál es la respuesta emocional normal?

 

La respuesta a esa pregunta es realmente lo que va a formar tu promesa fundamental.

 

Cumpliendo con tu promesa fundamental

 

Cumplir es la clave.

 

Después de todo, si haces una promesa fundamental y no la cumplís, se pierde tu credibilidad. Es por eso que es importante tener en claro las consecuencias de no entregar lo prometido.

 

Por ejemplo, podrías decirles a tus clientes que si no se cumple lo prometido en un tiempo determinado, se les devolverá / dará dinero. Eso debería asustarte a morir, aterrorizarte tanto que realmente quieras  cumplir con tu promesa una y otra vez.

Enlaces Relacionados

ARTÍCULO ORIGINAL en idioma inglés
AUTOR: Jon Westenberg

REFERENCIAS del artículo en idioma inglés:
(1) CREATOMIC – El blog de Jon Westenberg