Melissa Chu

Melissa Chu

El Efecto Mariposa: Porqué los Pequeños Cambios Tienen Consecuencias Drásticas

Foto: Jian Xhin

 

Si fueras un granjero y la fauna local poco a poco consume tus cultivos, ¿Qué es lo que harías para solucionar este problema?

 

En 1958, los líderes chinos acababan de lanzar el “Gran Salto Adelante”, un movimiento que apuntaba a impulsar la economía a través de grandes cambios industriales y agrícolas. Una de las primeras campañas lanzadas en esta iniciativa fue la llamada Campaña de las Cuatro Plagas.

 

El líder Mao Zedong inició esta campaña luego de llegar a la conclusión de que cuatro plagas -los mosquitos, las moscas, las ratas y los gorriones- estaban arruinando los cultivos y debían eliminarse. Los gorriones especialmente fueron culpados por su predilección por los granos.

 

En base a esta conclusión, la población fue llamada a exterminar estas plagas. Se pusieron espantapájaros y banderas rojas para ahuyentar a los gorriones, mientras que al mismo tiempo se establecían zonas autorizadas para dispararles.

 

Un ciudadano registró en su diario que la gente “golpeaba [sus] gongs, tambores, palanganas y cualquier otra cosa que pudiera hacer ruidos fuertes. Los gorriones se vieron obligados a seguir volando hasta que caian muertos por la fatiga “.

 

Sin embargo, después de que miles de estos pajaros fueran muertos, los cultivos curiosamente empezaron a disminuir, en vez de aumentar. En 1960, los científicos descubrieron que las dietas de los gorriones estaban compuestas por tres cuartos de insectos y solo un cuarto de granos. Así que Mao reemplazó al gorrión con las chinches en la lista de cuatro plagas con la esperanza de mejorar la situación.

 

Pero ya era demasiado tarde.

 

Sin gorriones, las poblaciones de langostas se multiplicaron y diezmaron los campos. La situación se volvió tan grave que el gobierno importó gorriones desde la Unión Soviética para tratar de luchar contra esta peste. La combinación de las langostas, el uso indebido de pesticidas y la deforestación causo la Gran Hambruna China, en la que más de 30 millones de personas murieron por inanición.

 

Las Acciones Provocan Reacciones, Pero No Necesariamente Las Que Nosotros Esperamos

 

Cada vez que ejecutamos una acción para tratar de lograr un fin, se produce un resultado. Pero los eventos que suceden podrían no hacerlo de la manera que lo esperamos. Tal como matar a los gorriones llevó a una hambruna, un acto bien intencionado puede dar como resultado algo muy diferente a lo anticipado. Aquí es donde entra en juego la ley de las consecuencias imprevistas.

 

Esta ley establece que intervenir en un sistema complejo puede generar resultados no imaginados, estos pueden ser tanto buenos como malos. Hay tres tipos de consecuencias imprevistas que pueden suceder:

 

Un beneficio inesperado: también conocido como serendipia, un resultado puede generar una situación positiva inesperada. Por ejemplo, los barcos que se hundieron cerca de la costa debido a la guerra o las tormentas crean arrecifes artificiales. Estos atraen a buzos y a pescadores aficionados, generando asi ingresos por turismo, junto con valiosas fuentes de investigación para los científicos.

 

Un obstaculo inesperado: una acción que genera el resultado previsto también puede tener un efecto secundario negativo. Además de la fracasada Campaña de las Cuatro Pestes en China, la prohibición del alcohol en la década del ’20 en los Estados Unidos llevó a muchos proveedores pequeños de alcohol a cerrar, dejando solamente organizaciones delictivas grandes. Estas organizaciones podían suministrar todo el alcohol demandado y asi usar esos nuevos ingresos para otras actividades ilegales.

 

Un resultado perverso: una acción fracasa, empeorando aún más la situación. Un ejemplo es el movimiento para la abstinencia de alcohol en Irlanda del siglo XIX, dirigido por Theobald Mathew. Cientos de miles se comprometieron a no beber alcohol, y esto llevó a incrementar el consumo de éter dietílico, un químico mucho más peligroso, por parte de aquellas personas que no quisieron romper su promesa.

 

En muchos casos, vemos que las personas a menudo se sorprenden con los resultados de algo que han hecho. ¿Por qué Theobald no pudo ver el impacto negativo de su promesa de abstinencia del alcohol?

 

¿Qué es lo que causa que una acción, sin importar cuán cuidadosamente este planificada, conduzca a tales consecuencias inesperadas?

 

Por Qué No Podemos Anticipar el Resultado de Antemano

 

Una razón por la cual pasan consecuencias involuntarias a menudo es que vivimos en un mundo complejo. Cuando es difícil planificar incluyendo todas las posibilidades, muchos factores terminan sin ser considerados. Un cambio que es aparentemente pequeño puede alterar el equilibrio y provocar que otras partes de varios sistemas (ambientales, políticos, sociales, etc.) también cambien como resultado.

 

Además de la naturaleza del mundo en el que vivimos, las consecuencias imprevistas también se deben a errores humanos. Podemos hacer juicios erróneos debido a la falta de conocimiento e investigación, o quedar cegados por un exceso de confianza en nuestras habilidades. Puede ser también difícil especular sobre cómo se van a comportar otros y el impacto de sus reacciones.

 

Otras veces, perdemos el duelo contra nuestras emociones. Actuamos a menudo basados en la gratificación inmediata más que en los beneficios a largo plazo. Emociones, tales como el miedo o la ira, nos dificultan pensar con claridad y pueden hacernos cometer actos que luego lamentamos. Pueden crear un tipo de visión de túnel, generando que logremos una meta que podría tener efectos indeseables.

 

El comprender una situación y a su vez darte el tiempo y los recursos para tomar una decisión correcta puede ayudarte a pensar con claridad sobre el impacto de varias alternativas. Siempre van a existir situaciones imprevistas, pero el ganar experiencia para lidiar con ellas es un paso importante hacia un resultado favorable.

 

Cómo Planificar para las consecuencias imprevistas

 

Hay tres métodos que se pueden usar para evitar los resultados no deseados:

 

1. Análisis histórico.

2. Testeo.

3. Pensamiento racional.

 

Veamos cada uno de estos métodos en profundidad.

 

Estudiar eventos similares en el pasado. Al aprender sobre situaciones similares que sucedieron antes, podemos ser más conscientes de inconvenientes y beneficios. Tal como vimos en la Campaña de las Cuatro Plagas, la alteración del ecosistema conduce a un desequilibrio que cambia la calidad de nuestras vidas. Podemos usar esta información para estudiar cómo un cambio puede dañar o ayudar a otra parte del sistema.

 

Usar una pequeña muestra como prueba. Antes de implementar algo masivamente, podemos probarlo en un ámbito mas pequeño para ver primero los resultados. Los hospitales a menudo usan pruebas, conocidas como estudios piloto, como una forma de probar nuevas tecnologías y métodos sanitarios. Si, como resultado, la atención hospitalaria mejora en el ámbito testeado, los cambios también se implementan en otros hospitales.

 

Pensar. Tomar decisiones confiando exclusivamente en las emociones puede nublar nuestro juicio. Luego esas emociones fuertes y temporarias se debilitarán. Demorar una decisión puede permitir el pensar y ajustar lo que sea necesario. Por ejemplo, hacer algo rápido solo para terminarlo “de una vez por todas” puede ser contraproducente si no se hace correctamente, lo que genera tener que desperdiciar más tiempo y energía.

 

Estos métodos pueden aplicarse en todos los niveles, desde las decisiones que afectan a grupos grandes de personas hasta las que enfrentamos en nuestras vidas privadas.Estas son las formas en las que he implementado estos métodos en mi vida:

 

* Análisis histórico: cuando tomo una decisión importante, como una inversión financiera, aprendo de las experiencias de otras personas para asi saber sobre las consecuencias previstas e imprevistas sobre situaciones similares.

* Estudio piloto: si tengo una historia que creo que sería interesante compartir, primero se la contaré solo a unas pocas personas para asi conocer sus reacciones y comentarios.

* Pensamiento racional: cuando recibo un mensaje importante que necesita una respuesta, espero por lo menos un día antes de enviar mi réplica para asegurar que mi respuesta haya sido bien pensada y sea bien interpretada.

 

Manejando Nuestras Vidas en un Mundo Impredecible

 

Siempre van a haber restricciones que nos impidan conocer todas las consecuencias de nuestras decisiones. El tiempo limitado que tenemos, nuestras restricciones de recursos y la complejidad del mundo que nos rodea hacen que los eventos inesperados sean una parte natural de la vida.

 

Lo más importante es estar atento a todas las posibilidades que pueden surgir. Usando las herramientas a nuestra disposición, podemos hacer lo que esté a nuestro alcance para protegernos contra los resultados indeseables. Al mismo tiempo, tenemos que abrirnos a una potencial serendipia.

 

Enlaces Relacionados

Están Hechos los Humanos para Ser Felices ?

Hoy en día, el concepto de la felicidad parece estar presente permanentemente en nuestras mentes.

 

Reflexionamos sobre las cosas que nos dan placer y pensamos en cómo incorporar más de ellas en nuestras vidas. Debatimos sobre cómo lidiar con los trastornos mentales y la depresión. Combatimos la soledad, la crítica y la negatividad regularmente.

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 4 por ciento de la población mundial sufre de depresión. Las pérdidas económicas globales llegan a un total de más de 1 trillón de dólares anuales debido a la disminución de la productividad. Cuando la gente se fatiga o se estresa, les resulta mas difícil resolver los problemas que surgen tanto en el trabajo como en el hogar.

 

Si estamos tan obsesionados con la felicidad, ¿Por qué estamos generalmente tan desdichados?

 

Nuestra Obsesión con la Felicidad

 

Irónicamente, nuestra cultura orientada a hacernos mas felices podría ser la fuente de nuestra infelicidad.

 

En un estudio, se pidió a tres grupos de participantes que resolvieran una serie de problemas. Un grupo fue llevado a una “habitación feliz”, llena de libros sobre la felicidad, la motivación y fotos de personas en vacaciones. Aquí, se les pidió que resolvieran una serie de tareas imposibles de hacer.

 

Al segundo grupo también se le pidió que completara el mismo conjunto de tareas, pero en un sala normal, sin libros ni posters. Al tercer grupo se le pidió que completara una serie de tareas diferente en la “habitación feliz”, la diferencia era que las tareas podían resolverse.

 

Al final del estudio, el grupo que no pudo resolver los problemas en la primer habitación tenía tres veces más chances de quedar atrapados rumiando sus errores comparado con aquellos que habían intentado y fallado la misma actividad en la sala común. El primer grupo también tuvo una mayor cantidad de pensamientos negativos. El tercer grupo, que fue el que completo las tareas exitosamente en la primer habitación, no tuvo pensamientos negativos ni tampoco se quedo pensando sobre los problemas.

 

Cuando trasladamos estos hallazgos al contexto de nuestra sociedad, podemos ver cómo nuestro entorno afecta nuestros estados de ánimo. Los anuncios publicitarios generalmente muestran grupos de personas riéndose, nuestros amigos publican imágenes de sí mismos pasando buenos momentos y los mensajes motivacionales nos incentivan a mantenernos optimistas y positivos.

 

Sentirse diferente crea una sensación de aislamiento y soledad. Tal como sucedió a los participantes del estudio, el estar rodeado de felicidad cuando fallamos aumenta nuestra negatividad.

 

La pregunta es entonces: ¿Cómo debería ser nuestro enfoque acerca de la felicidad?
Para responder esto, veamos su origen.

 

El Origen de la Felicidad

 

La felicidad ha sido discutida ampliamente en muchas culturas, desde los antiguos Griegos y Romanos, pasando por las religiones Budistas e Hindúes, e incluso los Vikingos. Los filósofos griegos Sócrates y Platón hablaron de este concepto por primera vez alrededor del año 400 AC, algo que luego Aristóteles proseguiría desarrollando.

 

De forma interesante, la palabra que los griegos usaron para describir este fenómeno fue “eudaimonia”. La primer parte “eu” se traduce en “bueno” y la segunda mitad “daimon” se traduce como “espíritu”. Aunque esta palabra fue traducida como “felicidad”, una mejor manera de describirla seria “humano floreciente” o “buena vida”.

 

Aunque generalmente pensamos de la felicidad como una emoción, alegria o simplemente un impulso para sonreír, los antiguos filósofos veían la felicidad como una virtud. Según Aristóteles, la felicidad consiste en la realización de nuestros propósitos. Para los humanos, esto significa participar en actividades racionales y pensar mientras se vive con honestidad, justicia, coraje y confianza.

 

En la filosofía clásica, la felicidad no se trata de una emoción. De hecho, alguien puede pasar por grandes infortunios y seguir siendo feliz basado en sus acciones y pensamientos. Eudaimonia se trata de vivir bien como ser humano, independientemente de las circunstancias.

 

Esto difiere bastante del concepto moderno de la felicidad. Nosotros tendemos a ver a la felicidad como un estado emocional, donde disfrutamos la excitación de nuestros logros, o nos sentimos a salvo del estrés y el sufrimiento del mundo. Es algo emocionante y euforizante, pero tiende a ser fugaz. La eudaimonia, por otro lado, es un estado perpetuo del ser.

 

Si seguimos la antigua definición griega, la felicidad no era alcanzable por la gran mayoría de las personas. Tomaba entendimiento, disciplina y trabajo duro. Si bien muchos aspiraban a ella, pocos la lograban.

 

Para que están hechos los Humanos

 

Ansiamos satisfacción. Queremos alcanzar un estado permanente de euforia, donde todos nuestros problemas se resuelven y nuestras preocupaciones desaparecen. Aunque es un buen pensamiento, es irreal.

 

Nosotros no podemos permanecer en el mismo estado de ánimo para siempre. Las emociones, naturalmente, tienen altibajos, sin importar los cambios o la falta de ellos en nuestras vidas. Entonces, si no estamos hechos para ser felices, de acuerdo con la definición moderna de la felicidad, ¿Para qué estamos hechos?

 

Consideremos lo siguiente: los humanos no están hechos para ser felices. Los humanos están hechos para sobrevivir.

 

No estamos destinados a quedar atrapados constantemente en un mismo estado emocional. Pensándolo un poco: si estás constantemente satisfecho con el status quo, entonces cualquier motivación que pudieras tener desaparecería.

 

Recordá la última vez que estuviste realmente emocionado por algo. Tal vez te deleitaste cuando recibiste una oferta por tu trabajo soñado, completaste una maratón o te casaste. Tal vez estuviste en un intrépido viaje a Islandia o saliste con tus amigos hasta la madrugada.

 

Queremos que estos momentos duren para siempre. Si pudiéramos, los prolongaríamos por el mayor tiempo posible. Sin embargo, no duran mucho. Incluso si pudiéramos seguir reviviendo nuestros mejores momentos, nos cansaríamos de ellos tarde o temprano. Hacer algo una vez es emocionante. Hacer algo una y otra vez es una rutina. Si bien las rutinas suministran confort y seguridad, también pueden ser mundanas.

 

Eventualmente, vamos a querer más. Nos cansamos de nuestro rol, por lo que aspiramos a un ascenso o a un nuevo trabajo. Salir todo el tiempo se vuelve aburrido, por lo que empezamos a pensar en asentarnos.

 

Cuando pensamos nuestro propósito como supervivencia, la motivación detrás de nuestras acciones adquiere sentido. Tendemos a explorar lo desconocido para traer nuevos conocimientos y recursos para enriquecer nuestras vidas. Emprendemos algo nuevo y, a cambio, esperamos una mejor calidad de vida para nosotros y nuestras familias. Si no cumplimos esa necesidad de experimentar cosas nuevas, entonces nos intranquilizamos.

 

Como resultado, nos esforzamos por lograr cosas, superando obstáculos y dificultades para experimentar un fugaz momento de euforia. Cuando llegamos a ese momento, es emocionante. Pero a medida que pasa el tiempo, esto se calma. Entonces, volvemos al principio de aquel círculo vicioso (o dependiendo de cómo lo veas, círculo virtuoso) de felicidad.

 

Una Forma Realista de Ser Feliz

 

A lo largo de los siglos, la felicidad ha pasado por varias definiciones: fue una acción, una forma de vida y, más recientemente, una emoción. El problema con este última es que las emociones no duran. Las situaciones cambian. Solo podes sentirte satisfecho por un rato.

 

Pero cuando miras a la felicidad desde una perspectiva filosófica, como una forma de pensar y de vivir, podes ser feliz sin importar tu condición. En el pasado prehistórico, la felicidad se alcanzaba ayudando a la tribu a durar otro invierno, ya sea recolectando frutos o ayudando en la cacería. Hoy en día, la felicidad se consigue tratando a los demás amablemente o administrando las finanzas de la familia para ahorrar para la educación de los hijos.

 

Como Buda dijo una vez: “No hay camino hacia la felicidad: la felicidad es el camino”.

 

Sentirse deleitado por lograr un resultado deseado no es el objetivo final. ¿Por qué? Porque los sentimientos de emoción, decepción y tristeza desaparecen eventualmente. Lo único que queda es seguir actuando y creyendo de manera que mejore tu vida y la de los que te rodean.

 

Y si sucede algo que te traiga una sonrisa a la cara, aprecia ese momento mientras dura.

 

 

 

 

Enlaces Relacionados

Expandirse sobre lo que ya funciona – Cómo generar varios flujos de ingresos desde una única idea

“Hay algo delicioso en escribir las primeras palabras de una historia. Nunca se sabe dónde te van a llevar”. – Beatrix Potter

 

Desde la publicación de “La Historia de Peter Rabbit” ( “The Tale of Peter Rabbit” ), esta serie ha vendido más de 150 millones de copias en docenas de idiomas. Innumerables niños han crecido leyendo las encantadoras aventuras de Peter y sus amigos.

 

Lo que no es conocido por muchos es la historia detrás de la serie.

 

Beatrix Potter nació en Londres en el año 1866. Ella y su hermano menor se criaron bajo la influencia de padres artistas, que disfrutaban de la naturaleza y pasaban los veranos en el campo. Ambos crecieron rodeados de mascotas tales como conejos, ratones, ranas y lagartos.

 

Beatrix Potter estaba fascinada con la naturaleza. Desde pequeña, ella dibujó y estudió diferentes plantas y animales. Aun cuando ella nunca tuvo una educación formal, era evidente por parte de su profesora de arte y de sus institutrices que ella era inteligente y curiosa.

 

De a poco, sus bocetos evolucionaron hasta convertirse en hermosas acuarelas e ilustraciones. En la década de 1890, ella se interesó en el campode la micología. Potter desarrolló su propia teoría sobre la reproducción de los hongos y produjo un trabajo para presentar a la Sociedad Linneana. Aunque el documento nunca fue publicado, los dibujos han sido usados y contribuyeron al estudio de esta ciencia.

 

Potter dibujó ilustraciones de sus historias favoritas y cuentos de hadas junto con sus bocetos de la naturaleza. Ella y su hermano comenzaron a crear tarjetas de felicitación para vender, y luego también vendieron ilustraciones y versos a una empresa Editorial. Estos éxitos tempranos la animaron a crear sus propias historias.

 

La creación de Peter Rabbit

 

Mientras estaba en vacaciones, Potter envió cartas con bocetos a sus amigos. En una de estas cartas, contaba la historia de cuatro pequeños conejos: Flopsy, Mopsy, Cottontail y Peter. Esto se convertiría luego en la base de la carrera de Beatrix Potter y de la  popular serie infantil.

 

Después de que su libro fuera rechazado por varias editoriales, ella decidió publicar 250 copias con su propio dinero para sus amigos y familiares. Esto tuvo un gran éxito. Frederick Warne & Co., que inicialmente había rechazado su libro, ofreció publicar la historia con la condición de que las ilustraciones fueran a color.

 

The Tale of Peter Rabbit, publicado en 1902, se convirtió instantaneamente en un best seller y 23 cuentos fueron publicados durante la siguiente década contando las aventuras de Peter Rabbit y sus amigos. Los niños veneraban estos libros por su ilustraciones pintorescas, las representaciones de la vida rural y las narraciones animadas.

 

Sin embargo uno de los aspectos más interesantes sobre Beatrix Potter, era su habilidad para hacer negocios. Fue Potter la que sugirió la idea de crear y patentar un muñeco de Peter Rabbit en 1903 , convirtiéndolo en el personaje literario licensiado más antiguo.

 

Ella continuó creando otros productos, incluyendo juegos de té temáticos de Peter Rabbit , ropa, juegos de mesa y juguetes. También se vendieron libros para colorear y guías, todo bajo la licencia de Frederick Warne & Co. Este “merchandising” derivado y los propios libros proporcionaron grandes ganancias tanto para Potter como para su editorial.

 

Con un ingreso sólido en mano, Potter pudo comprar tierras cultivables en el Distrito del Lago en Inglaterra. En su nuevo hogar, ella se convirtió en una referente en los esfuerzos de conservación de las tierras contra los desarrolladores urbanos. Beatrix también compró granjas que luego restauró y preservó. Junto con su esposo, ella se convirtió en una gran criadora de ovejas, poseyendo miles de ellas y experimentando con diferentes remedios caseros para sus diversas enfermedades.

 

Cuando Beatrix Potter falleció en 1943, dejó más de 4.000 acres de tierra, granjas, cabañas y ganado para el National Trust, la mayor donación realizada hasta ese momento. Mientras ella todavía sigue deleitando a los niños con sus historias aún hoy, no hay que olvidar que también ha dejado su huella en la micología, la preservación de la naturaleza y la agricultura.

 

El artista y sus obras

 

Recientemente, visité una galería de arte local. El artista trabaja predominantemente con tinta para crear pinturas abstractas a gran escala inspiradas por la naturaleza. Pinceladas amplias y profundas de colores contrastantes son usadas para evocar emociones de admiración, curiosidad y reflexión.

 

Aunque la galería está llena de piezas originales listas para la venta (y algunas pinturas personales que no lo están), el artista ofrece crear trabajos por encargo que son unicos. Hay también “merchandise” que esta disponible, como impresiones, libros y ropa. Adicionalmente ofrece lecciones de pintura y de la historia del arte.

 

Además de esto, este artista alquila sus obras de arte a otras galerías, museos y organizaciones. A cambio, presenta y promueve obras de arte de otros artistas en su galería, creando asi una fuente de ingresos y una oportunidad para conectarse con sus pares.

 

Aunque es un artista, el no solo crea pinturas para vender. De hecho, solventa un conjunto amplio de necesidades para:

 

– Alguien que disfruta coleccionar arte o artículos relacionados con el arte
– Artistas aspirantes que buscan perfeccionar su oficio
– Aficionados que quieren aprender más sobre el arte, su historia y cultura
– Artistas que quieren promover su trabajo
– Organizaciones que quieren mostrar alguna pintura

 

Diferentes personas y organizaciones tienen diferentes necesidades y deseos. Por ejemplo, un aficionado preferiría tomar una lección sobre la historia del arte antes que alquilar una pintura, mientras que un curador estaría más interesado en encontrar una pieza adecuada para un museo que en comprar materiales artísticos. Al abastecer estas diferentes necesidades, el artista puede aumentar sus fuentes de ingresos mientras mantiene su medio de vida.

 

La mejor parte de este proceso es que el artista puede usar un conjunto de habilidades para servir a una gran variedad de personas. De manera similar, Beatrix Potter tomó una buena idea, una historia ilustrada sobre los animales en el campo, y pudo ampliarla para incluir más historias, “merchandise” y juegos.

 

Todo se reduce aencontrar algo que funciona y hacer más de eso.

 

Flujos de Ingresos Directos e Indirectos

 

Tendemos a pensar las cosas de una manera lineal.

 

Generalmente seguimos una carrera, esperando tener que hacer el mismo tipo de trabajo mas tarde. Tomamos las obligaciones que nos da nuestra posición laboral , cumpliendo estrictamente lo que se espera de nosotros. Cuando fallamos en alcanzar una meta, consideramos todos nuestros esfuerzos desperdiciados y olvidamos las lecciones aprendidas en el camino.

 

Pero como se vió anteriormente, hay muchas maneras de usar una misma idea o habilidad. Una historia sobre un conejo se convirtió en una serie de historias similares, “merchandising” autorizado, y eventualmente, un medio para fomentar la agricultura y la preservación de tierras. Ser un artista también puede convertirse en un conducto para compartir conocimientos relativos al arte, conectarse con otros y promover cambios positivos en la sociedad.

 

Game of Thrones es uno de las series más exitosas de la historia. Mientras que genera grandes ingresos directos mediante los 18,4 millones de espectadores que ven cada episodio, son los ingresos indirectos de más de 60 licencias lo que crean todavía más ventas y fortalecen la marca. Es un ciclo virtuoso en el que el programa fomenta la venta de productos, mientras que los productos refuerzan la popularidad del programa.

 

Pensemos: ¿Qué tipos de productos podrian ser creados por un programa popular?

 

Si imaginabas juguetes, ropa y libros para colorear, estas son solo algunas de lasposibilidades. Algunas ideas únicas incluyen galletas temáticas, la cerveza “Iron Throne”, collares de talismán e incluso un libro de enseñanza para aquellos que quieran aprender Dothraki.

 

En definitiva, se trata de satisfacer las necesidades de las personas. Si bien el creador se beneficia junto con el consumidor, esto sucede porque el creador le da a la gente lo que la gente busca.

 

Expandirse sobre lo que ya funciona

 

Si encontras un concepto o servicio que tiene impacto en la gente, entonces se puede desarrollar todavía mas.

 

Se puede colaborar con otros para crear algo nuevo, de manera similar a cómo Game of Thrones trabajó con una empresa de pastelería para producir las galletas temáticas. Incluso podes basarte en un personaje popular para crear más productos y servicios, tal como lo hizo Beatrix Potter con su serie Peter Rabbit.

 

Una florista que conozco se asocia frecuentemente con spas y marcas de cosméticos para crear regalos. Uno de sus artículos más vendidos es un ramo de rosas junto con un juego de combinaciones de letras, por lo que ella comenzó a ofrecer variaciones de este producto.

 

Lo bello es que muchas ideas adicionales pueden surgir de una sola idea original. Como dijo Beatrix Potter, “Hay algo delicioso en escribir las primeras palabras de una historia. Nunca se sabe a dónde te van a llevar “. Lo mismo puede decirse acerca de el acto de generar ideas. Nunca se sabe a dónde te llevarán.

 

 

 

Enlaces Relacionados

¿Son los libros mejores que la televisión?

Cómo ambos nos afectan en diferente manera

 

En general se tiene la percepción de que los libros son buenos, mientras que la televisión no lo es. Luego de pasar un día acurrucado con un libro sos un intelectual, pero si pasas un día viendo tu programa favorito te convertís en un adicto a la televisión.

 

De manera similar a conceptos a como “el caramelo te da caries” y “tomar sol es malo para nuestra piel”, es conocimiento popular que leer libros es bueno. Aumenta tu cultura general y te hace pensar. En cambio ver televisión mata nuestras neuronas.

 

¿Por qué es así? ¿Por qué mirar televión no puede ser tan educativo como leer un libro? Por ejemplo: ¿Ver Game of Thrones, te hace perder algo de inteligencia mientras que la lectura de  libros hace exactamente lo opuesto?
Después de todo, hay todo tipo de libros. Algunos buenas y otros mal escritos. Lo mismo pasa con los programas de la televisión. ¿Es el escenario tan simple como el categorizar libros como buenos y la televión como mala?

 

Que dice la ciencia acerca de los libros y la televisión

 

En 2013, se realizó un estudio en la Universidad de Tohoku en Japón. Un equipo liderado por Hiraku Takeuchi examinó los efectos de la televisión en los cerebros de 276 niños, incluyendo la cantidad de tiempo que pasaron viendo televisión y sus efectos a largo plazo.

 

El investigador Takeuchi encontró que mientras mas tiempo pasaban los niños mirando TV, las partes del cerebro asociadas con los niveles de excitación y agresión se volvian más prominentes. El lóbulo frontal también se volvia mas grueso, algo que disminuye la capacidad de razonamiento verbal.

 

Mientras mas horas de televisión miraban los chicos, más bajos eran los resultados que tenian en las pruebas verbales. Este tipo de efectos negativos en el cerebro ocurrieron independientemente de la edad, género y antecedentes económicos.

 

En el mismo año, se realizó un estudio sobre cómo la lectura de una novela afectaba al cerebro. Gregory Burns y sus colegas de la Universidad de Emory querían ver los efectos antes y después de la lectura a través tecnología de Resonancia Magnética.

 

A los estudiantes universitarios se les pidió que leyeran “Pompeya” de Robert Harris, un thriller basado en la erupción del Monte Vesubio en Italia. El libro fue elegido debido a su potente narración y por tener una trama dramática basada en hechos reales.

 

Después de leer esta novela, los estudiantes habían aumentado la conectividad en partes del cerebro que estaban relacionadas con el lenguaje. También hubo una mayor actividad en la región sensorial del cerebro, lo que sugiere que los lectores experimentaron sensaciones similares a las de los personajes del libro.

 

También hay efectos a largo plazo al leer libros. La lectura mantiene tu mente alerta y retrasa el deterioro cognitivo en los ancianos. La investigación incluso encontró que la enfermedad del Alzheimer es 2,5 veces menos probable que aparezca en personas mayores que leen regularmente, mientras que la televisión se presentó como un factor de riesgo.

 

Seis minutos de lectura pueden reducir los niveles de estrés en un 68 por ciento, según investigadores de la Universidad de Sussex. La lectura superó otras actividades de relajación, incluyendo escuchar música (61 por ciento), beber té o café (54 por ciento), y dar un paseo (42 por ciento).

 

Por que estas actividades tienen efectos opuestos

 

Hasta este punto, la lectura parece mucho mejor que mirar televisión: Podemos ver que calma la ansiedad, aumenta el lenguaje y la capacidad de razonamiento , e incluso permite mantenerse ágil mentalmente a medida que se envejece. Al contrario, la televisión, tiene el efecto opuesto.

 

Pero todavía no hemos visto por qué pasa esto.

 

Veamos primero un estudio sobre cómo los niños preescolares y pequeños interactúan con sus madres en ambas actividades.
Los resultados mostraron que al ver televisión se reduce ligeramente la cantidad y calidad de la interacción entre madre y niño. Durante un programa de televisión educativa, las madres tenían poco para comentarle a sus hijos, y si lo hicieron, no estaba relacionado con lo que los hijos decían.

 

Por otro lado, al leer libros juntos ellos aumentaron la cantidad y la calidad de la comunicación. Las madres tenían más chances de hacer preguntas a sus hijos, responder a lo que ellos decian y a sus preguntas e incluso podian explicar conceptos con mayor detalle.

 

Más allá de lo anterior, el problema no esta sólo relacionado a la calidad del programa de televisión o el libro. Parece ser que la naturaleza de las actividades en sí mismas es lo que causa las diferencias.

 

La televisión está diseñada para ser pasiva. Después de poner un programa que te gusta, vos podes sentarte y ver como se desarrolla todo sin ningun esfuerzo de tu parte. Hay menos probabilidades de detenerse a reflexionar sobre lo que esta pasando.

 

La televisión también presenta ideas y personajes a un nivel superficial. Los programas no se dan el lujo de describir o explicar las situaciones en gran detalle, ya que necesitan mantener a sus espectadores entretenidos desde un punto de vista visual. Los programas de televisión tienen justamente un ritmo rápido para evitar que la gente cambie el canal.

 

Los libros, por el otro lado, son una forma más proactiva de entretenimiento y aprendizaje. El lector tiene que concentrarse en lo que se dice y pensar en los conceptos presentados en el libro. Cuando leemos, estamos obligados a usar nuestra imaginación para completar lo que falta.

 

Los libros también tienen la ventaja de poder describir todo con mayor profundidad. Mientras que la televisión se compone principalmente de diálogo entre los personajes, en los libros se puede llevar a los lectores a través de diversas escenas, los pensamientos de personajes y generalmente proporcionan un dialogo más completo.

 

Ahora que hemos visto los beneficios de la lectura, ¿Cómo podemos incorporar más de ella en nuestras vidas?

 

Alejarse del entorno habitual

 

Si estás constantemente pegado a tu televisor, es en gran parte debido a tu entorno. Integrate con personas que hablan de programas de televisión y tendrás más chances de verlos. Ubicate cerca del control remoto y se hace más fácil encenderla. Encendela ni bien llegues a tu casa y esto se convertirá en un hábito.

 

¿Cómo se puede pasar de mirar televisión a leer algo que te ayudará a crecer como persona?

 

Lo primero que se puede hacer para romper el hábito es cambiar tu entorno. Estar en el mismo lugar por mucho tiempo te influye a seguir haciendo las mismas cosas. Pero vas a un lugar completamente nuevo e inmediatamente se abandonan los viejos hábitos.

 

Por ejemplo, si viajás a otro lugar, tenes que adaptarte inmediatamente y crear hábitos diferentes. Estás expuesto a una forma de vida diferente, y tus actividades cotidianas cambian drásticamente. El viejo hábito de mirar televisión puede variar fácilmente de 5 horas al día a cero cuando estas en un nuevo ambiente.

 

Aunque no sea factible mudarse definitivamente a un nuevo sitio , es posible tomar un pequeño descanso en tu rutina. Tomarse un tiempo y viajar da una diferente perspectiva sobre la vida cotidiana, y te obliga a desarrollar nuevas rutinas. Cuando vuelvas a tu casa, se puede empezar con nuevos hábitos.

 

También podes cambiar tu ambiente reorganizando tu espacio actual. Usando el concepto de señales ambientales, yo recomiendo configurar un espacio de oficina y entretenimiento de manera tal que sea más fácil hacer actividades productivas.

 

Elegí los libros adecuados

 

El próximo paso que se puede dar es elegir el tipo de libro que te de el mayor beneficio. Si existe la opción entre un e-book y un libro convencional, hay que elegir el segundo.

 

Aquí tenemos algunas razones sobre el porque los libros en papel son mejores:

 

  1. Los lectores que utilizan libros en papel tienen una mayor facilidad para recordar el contenido que los usuarios de libros electrónicos. Los libros tradicionales ofrecen una sensación de progreso a medida que se avanza por sus páginas, junto con una mayor inmersión (es decir, no se puede hacer clic para navegar lejos del libro), lo cual es clave para absorber la información.
  2. La luz de los e-readers interfiere con los patrones de sueño, mientras que los libros de papel en realidad te ayudan a dormir mejor (Nota: Los lectores retroiluminados son una excepción ).
  3. Usar dispositivos electrónicos como e-readers está relacionado con niveles más altos de tensión y depresión. Los libros tradicionales, por otro lado, ayudan a reducir el estrés.

 

Si no estas seguro de cuándo programar alguna lectura, trata de reservar tiempo por la mañana o al finalizar el día.

 

A mí me gusta dedicar media hora antes de dormir para leer un libro. No es mucho tiempo, y también me ayuda a relajarme.

 

Durante el día, a menudo llevo un libro cuando salgo en caso de que tenga que esperar o por si tengo un poco de tiempo libre.

 

Si no sabes que leer, podes intentar ver mi lista de libros y ver que es lo que te interesa. He descubierto que leer un buen libro me ayuda a desestresarme y me da nuevas ideas para progresar.

 

Si los libros te recuerdan esos tristes momentos de lectura obligatoria en la escuela, tratá de elegir un libro sobre algún tema que te interese. Creo que vas a encontrar que la lectura ayuda tu crecimiento personal en formas que la televisión no puede reemplazar.

Enlaces Relacionados

ARTÍCULO ORIGINAL en idioma inglés
AUTOR: Melissa Chu