Tu trabajo cotidiano no tiene porque matar tu creatividad

Ignora los mitos de los “Millenials”. Así es como la gente a lo largo de la historia ha demostrado que tener un trabajo diario puede informar e incluso inspirar su creatividad.

 

¿Cuántas veces durante esta semana pensaste, sentiste o dijiste: “Ojalá tuviera más tiempo?”

 

El tiempo, o nuestra carencia de él, es una obsesión contemporanea, ¿correcto? Todos deseamos tener más tiempo , deseamos tener más control sobre el tiempo y también deseamos que nuestra necesidad de hacer dinero no nos tomase tanto de él.

 

Porque si tuviésemos más tiempo, ENTONCES escribiríamos ese libro, nos iríamos a ese viaje o comenzaríamos ese proyecto. Por supuesto que lo haríamos: Si sólo tuviésemos más tiempo.

 

Y tiene sentido pensarlo.

 

Los trabajos pueden ser agotadores. Las personas aburridas y abatidas que ves en el tren suburbano son un testimonio vivo de eso. Es tan fácil sentir que tu vida es sólo un continuado de sueño, trabajo, repetición… frustrante.

 

¿Pero qué sucedería si  decidís comenzar a ver tu trabajo como una oportunidad en lugar de una restricción ?

 

¿Qué pasaría si tu falta de tiempo fuera, de hecho, una estructura mental?

 

¿Y si  tu trabajo cotidiano no es el que te retiene, sino tu mismo?

 

T.S. Eliot escribió The Waste Land mientras trabajaba como banquero, porque le gustaba el hecho de que sus actividades creativas no estuvieran siendo anuladas por la necesidad de ganarse la vida. Kurt Vonnegut fue publicado mientras trabajaba como vendedor de automóviles. Lewis Carroll fue en realidad un matemático de tiempo completo llamado Charles Lutwidge Dodgson. J. R. R. Tolkien pasó toda su vida trabajando en el mundo académico. El señor de los anillos fue su actividad alternativa.

 

Kate White, que es mi ejemplo favorito de los tiempos modernos, fue la editora en jefe de la revista Cosmopolitan y, en su tiempo libre, escribió siete (sí, siete) novelas de suspenso que figuraron entre las más vendidas. Si esto no es una prueba de que un trabajo exigente realmente puede darle un mejor flujo de pensamiento, entonces no sé qué es.

 

¿Y qué sobre los que crean gracias,  y no a pesar , de su trabajo ?

 

Charles Bukowski escribió prosa brillante sobre personajes cotidianos y sin futuro porquefue cartero. Charlotte Bronte creó los ásperos mundos de Jane Eyre y Villette porque fue una institutriz.

 

Esto es así: Los trabajos cotidianos pueden incluso inspirar un proyecto creativo. porque lo que mata tu creatividad no es el trabajo sino tu mismo.

 

Y si esos malditos hicieron magia durante sus momentos libres, entonces yo también puedo, y vos también.

 

No estoy diciendo que sea fácil. No lo es. Ser más consciente de tu tiempo y establecer límites con tu trabajo diario es difícil. Pero es posible, si realmente se quiere que lo sea.

 

Es posible agregar 30 minutos de ejercicio a tu día, ya que realmente da más energía. Es posible despertarse 30 minutos antes para que puedas escribir en tu mejor momento mental, en lugar de dárselo  a tu bandeja de entrada desbordante de correos electrónicos. Es posible decir que no a las cosas que realmente no se quieren hacer. Es posible ser consciente de como se gasta tu energía y tomar parte de ella para vos mismo… Es posible….

 

Tu trabajo cotidiano sólo te define, o restringe, siempre que lo permitas.

Enlaces Relacionados


ARTÍCULO ORIGINAL en idioma inglés
AUTOR: Bianca Bass

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *